¿Capacitadores o payasos?

Días atrás en una charla con colegas y amigos recordábamos actividades de capacitación en las que habíamos participado y que se caracterizaban por la falta de tacto del formador. Ya sea porque proponía actividades corporales a un grupo muy mental, o porque directamente oficiaba de payaso/a más que de capacitador. Más allá de las risas[…]